Dependencia emocional

Conoce los 3 tipos de dependencia emocional (y sus soluciones)

La dependencia emocional es un problema que padecen muchas personas en la actualidad, al grado que se está tornando en un tema de relevancia en los consultorios psicológicos de las últimas décadas. En MAGA te acercamos información profesional sobre los 3 tipos de dependencia y sus soluciones.
miércoles, 9 de junio de 2021 19:19

La dependencia emocional se trata de una problemática compleja en la que gran parte de la perturbación y el sufrimiento de quienes la padecen gira en torno al tema del amor, específicamente en el área del vínculo de pareja. Hoy en MAGA, te traemos todo de la mano de profesionales psicólogos del sitio especializado Psyciencia que explican los 3 tipos de dependencia y sus soluciones.

Fuente:  Maite Finch

Los profesionales distinguen 3 tipos de dependencia emocional

1- Dependiente instrumental

La dependencia instrumental es un estado en el que la persona tiene falta de autonomía, son muy inseguros, se caracterizan por tener poca o nula iniciativa, gran necesidad de apoyo tanto de un vínculo como una gran necesidad de apoyo social debido a su sensación de indefensión, su dificultad para tomar decisiones y asumir la responsabilidad de las mismas.

2- Dependiente afectivo

También conocido como dependiente emocional, se caracteriza por un gran déficit en su autoestima y un pobre autoconcepto y desvalorización. Es la falsa creencia de no valer lo suficiente y de que el otro es mejor y más confiable.

Esto lleva a idealizar a la otra persona y a buscar en ella/el la seguridad, el valor y el apoyo. El dependiente afectivo sufre de intensa ansiedad de separación y miedo a estar solo, esto lo lleva a adoptar un estado de sumisión patológica, llegando a extremos de aceptar desprecios, humillación y maltrato con tal de no ser abandonando.

3- Codependiente

El codependiente, particularmente, realiza frecuentes autosacrificios, autopostergaciones en función de complacer al otro y tiene una gran autoexigencia. Esto viene acompañado junto a un alto sentimiento de culpa por no hacer “lo suficiente” genera dependencia en el otro, volviéndose imprescindible para él, para asegurar que no será abandonado. Por consiguiente, además, el codependiente tiende a ignorar los problemas de su propia vida.

El patrón que sigue a los 3 tipos de dependientes es una baja autoestima, idealización del otro, gran necesidad de agradar y complacer, descuido de sí mismo, autosacrificio por su peculiar sensibilidad al abandono y su tendencia a generar vínculos simbióticos.

Las soluciones para tratar los diferentes tipos de dependencia

Existe el trabajo terapéutico aunque será lento su desarrollo. Este requerirá una gran labor por parte del paciente, que deberá realizar una re-educación para fortalecer su autonomía y su autoestima; además se deberá incentivar el autocuidado y la autopreservacion emocional.

Aplicando terapia cognitiva conductual a este trastorno, lo que se busca es identificar y los esquemas que subyacen, estructuran y sostienen la dependencia emocional.

Al mismo tiempo se implementarán nuevas modalidades de relacionarse consigo mismo para controlar su ansiedad, aprender a tolerar la soledad, la aceptación y compasión. También se trabajará en una nueva forma de relacionarse, menos simbiótica, más equilibrada y satisfactoria.

En el caso de ser terapia de pareja, se apuntará a crear consciencia en ambos miembros de la problemática de la dependencia para flexibilizar el patrón tan rígido y disfuncional de la pareja, como demandas constantes, celos, control mutuo excesivo, manipulación y en muchos casos agresión verbal y física entre otras cosas. En síntesis lo que se busca como objetivo es un vínculo de amor construido sobre bases más sanas y sólidas como individuos.

También puedes ver estas notas de MAGA, sobre: 

Cuatro señales que afirman que tu relación de pareja no es saludable 

Los 5 secretos de las parejas más felices

No te pierdas las mejores notas de MAGA, síguenos en Google News.