Psicología

¿Eres uno y no lo sabes? Cinco rasgos para reconocer a un egocéntrico

Estás conversando con un conocido y de repente cambia el eje de la plática para hablar de sí misma o notas que en cualquier tema que abordes, parece saberlo todo. Probablemente estés frente a una persona egocéntrica o te preguntes si tú eres uno y no lo sabes. En MAGA te mostramos los cinco rasgos de un egocéntrico.
jueves, 10 de junio de 2021 20:01
jueves, 10 de junio de 2021 20:01

Es importante saber que cierto tipo de personas que solo hablan de sí mismas, incapaces de poder apreciar el punto de vista ajeno o que sobre cualquier tema lo saben todo, pueden llegar a ser lo que los psicólogos denominan “personas egocéntricas”.

Tal vez te preguntes si tú eres uno y no lo sabes. Pues bien, en MAGA de la mano de los profesionales de mundopsicologos te brindamos cinco rasgos para reconocer e identificar a una persona egocéntrica.

Un ser egocéntrico tiene la incapacidad de comprender el punto de vista de otra persona. Son ese tipo de seres humanos que a pesar de entender que los otros no tienen su mismo pensamiento sobre algo, no pueden imaginar o comprender que los demás tienen una opinión propia.

Por lo general también son narcisistas, les resulta difícil encontrar el límite entre ellos y los otros y por tanto creen que todas las cosas giran en torno a si mismos. Son personas que no suelen empatizar o ser capaces de ponerse en el lugar de otro, por eso no suelen darse cuenta que aburren en una conversación. No pueden pensar que los otros puedan opinar diferente a ellos, por eso creen que sus opiniones son las únicas legítimas.

Rasgos que caracterizan a una persona egocéntrica

A través de su actitud, se pueden ver características muy puntuales que definen una personalidad egocéntrica. De esta manera podemos identificarlas a partir de cinco rasgos:

1- No le interesan los demás

No le dan valor a sus círculos íntimos y por eso no pueden sentir que los demás les brindan su tiempo o los ayudan. Ellos piensan que es así, al punto que se aprovechan de las personas que no les ponen límites a sus demandas. Por ello siempre esperan más de los otros y no creen que deban dar nada a cambio.

2- No escuchan lo que los demás tienen que decir

No importa si están hablando con un profesional de arquitectura, ellos en esa conversación siempre creen que tienen la razón en todo lo que expresan, aunque no sepan nada de lo que están hablando. Por eso un sinónimo del egocéntrico es esa actitud de superioridad que muestran ante los demás.

3- Monopolizan siempre cualquier conversación

En una conversación cualquiera y sin que nadie los nombre, ellos interrumpirán para pasar a ser el centro de la conversación. Son personas que llevan cualquier tema a sus propios intereses porque no pueden permitir que otros sean el centro de nada, ellos lo son.

4- Tienen pensamientos obsesivos sobre los demás

La persona egocéntrica quiere y necesita controlarlo todo, para que salga tal cual ella lo quiere y si no lo logran entonces comienzan a experimentar ansiedad y estrés. Entonces produce que toda su atención y todos sus pensamientos se vuelvan contra esa persona de forma obsesiva, al no haber podido lograr su propósito.

5- Tienen muy baja autoestima y confianza en sí mismos

En el fondo, en este tipo de personalidad se suelen notar problemas internos con su falta de seguridad o muy baja autoestima. El problema es cuando este tipo de personas afectan sus vínculos más cercanos. Si eso pasa, es importante que actúes, y si sientes que te ha hecho mal a tu salud mental considera la ayuda de un profesional psicólogo.

¿Y si la persona egocéntrica soy yo?

Esa pregunta es una buena señal, porque puedes ser una persona autocrítica. Por eso puedes reflexionar sobre cuánto hablas tú en relación a los otros y en tus próximas pláticas obsérvate mientras hablas. Si te das cuenta que en la mayoría de las conversaciones eres tú quien más se expresa, notarás que estás acaparando de más las conversaciones.

Y si sientes que tienes una personalidad egocéntrica debes aprender el ejercicio de ponerte en el lugar del otro, de cómo se sentirá no poder decir lo que piensas o contar alguna historia personal, porque el otro lo hace permanentemente. Tal vez desde ese lugar te sientas usado y sentirás que ese vínculo con es persona no era positivo.

También puedes ver estas notas de MAGA, sobre:

Así funciona una verdadera mente manipuladora 

Conoce las principales formas de abuso emocional que existen

No te pierdas las mejores notas de MAGA, síguenos en Google News.